Mañana, cuando despierte, también pensaré en ti.


(sin parar de tararear ... ) 


Balance de un año

Mañana, cuando despierte, también pensaré en ti. Y al acostarme, y al cerrar los ojos y sentir tu aliento en mi cuello, y ahora, y luego ... 

Mañana, cuando despierte, lo haré a tu lado, y pensaré en ti. Y en todas las camas que vamos a deshacer juntos. Mañana, cuando despierte, llevaré un día más a tu lado y me sentiré aún más fuerte. Mañana, cuando despierte, sentiré una vez más, que soy afortunada, que ha sido un gran año; que la vida puede ser más hermosa que la más bella de las películas; que no hay nada que no se pueda hacer, sólo hay que quererlo; que lo más grande de todo es vivirlo, no contarlo; que no hay que hacer tantos planes, hay que llevarlos a cabo; que mañana es tarde; que la hora de irse a dormir la dicta el sofá; que los vinos a medias sientan mejor; que la verdadera familia la forman quienes hacen que te sientas querida y protegida; que lo que es de verdad no se gasta; que los miedos, si se comparten, se encogen; que Canadá no está tan lejos; que las aventuras comienzan sin documentación, por algo son aventuras; que la Navidad es un estado; que me da igual ganar o perder si mi contrincante eres tú; que los regalos son momentos; que los viajes en coche son para cantarlos y para ir de la mano ... y que no hay que jugar a quererse mucho, sino a quererse bien.

Ha sido un gran año. He crecido tanto y me he hecho tan fuerte que creo que habría podido aprender a tocar el piano de Once. Quizá, algún día, lo toques conmigo.

Feliz 2016 juntos



1 comentario:

  1. Qué bien leerte, me transmites muchas cosas. Sé que eres feliz, y sonrío. Estamos poco en contacto últimamente pero de vez en cuando veo/leo cosas tuyas... y sonrío. Yo también soy feliz, después de un tiempo largo. Y sonrío... porque ya nos tocaba, ¿no?

    ResponderEliminar