Nos engañaron ...

Nos engañaron


Nos engañaron. Con palabras bonitas, con frases que envuelven y disfrazan verdades que duelen. No sé si fue por amor, o para que nos confiáramos, pero nos engañaron.

Nos hicieron creer que "si cierras los ojos y pides un deseo con mucha fuerza, se acaba cumpliendo". Nos vendieron parcelas de luna y estrellas fugaces a cambio de que dejáramos de ser terrenales. Nos engañaron, cariño, nos dibujaron un mundo hecho con frases del Principito y amaneceres interminables.

Hemos crecido, nos hemos caído y nos hemos levantado tantas veces ya que no sabemos si nos duele la edad o son agujetas de vida. Y al crecer, ya no tengo que ponerme de puntillas para llegar al espejo del baño. Ahora, puedo mirar de frente, bien cerca, hasta contemplar una a una mis patas de gallo. Y en cada una de ellas está escrita mi historia.

Nos engañaron. Y descubrir el engaño ha sido nuestra venganza. Abrir los ojos de par en par y comprobar, por nosotras mismas, que la vida no viene dentro de un deseo, que la vida se construye con piezas que a veces no encajan, que las estrellas fugaces sirven realmente para llevarte a quien amas de la mano a verlas tumbados sobre una manta. Que las frases bonitas, si no llegan después de una caricia o un gesto en tres dimensiones, se acaban borrando.

Nos engañaron y ahora nosotras nos reímos de esas mentiras, porque son las mismas que nos hacen disfrutar en el presente de cada realidad, aunque a veces cueste encajar algunas piezas.

(... ...)

4 comentarios:

  1. ¡Es precioso lo que dices, Carmen!

    Y qué bonito sentirse ya libre de aquél engaño...saber quién eres y disfrutar plenamente el ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había visto esto ... gracias David, así es. Sólo así se disfruta.

      Eliminar
  2. Que bonito, inspirador, bonito y profundo :) un abrazo

    ResponderEliminar