Estoy dejando reposar el café ...




Estoy dejando reposar el café.

Y también estoy dejando reposar la vida. Estoy esperando que todo se coloque, que el tiempo haga su trabajo, que la vida que construyo tome forma, que los cimientos cojan consistencia, y entonces, saborear la taza del café más puro del mundo, sin edulcorar, puro, fuerte, eso sí, acompañado de algo dulce ... Uhm!!!  No pienso dejar ni las migajas ... 

Ay!! Si me escucháis suspirar, es que estoy dejando reposar el café. Y la vida.






...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada