Cuando aún es de noche ...





Hay mañanas en las que, antes de que el pájaro de las siete y media me despierte, yo ya he empezado a caminar. Hay mañanas que empiezan cuando aún es de noche y nadie me espera. Hay mañanas largas y solitarias, creativas, productivas, mías.

Y es, en esas mañanas donde nadie me observa, donde mis pensamientos vagan más lentos e intensos. Y hoy, fue una de esas mañanas donde volví a toparme con lo que no quiero ver, con lo que no entiendo, con lo que se me escapa de lo normal y sencillo. 

Pero no tengo tiempo que perder ya. Ese tiempo es oro y tiene dueño, tiene ilusiones reales, y no tiene espacio para más decepciones. No me agota empezar el día cuando aún es de noche. Me agota lo que no es real.

Pd.: La foto es de Oscar, mi amor, quien mejor y más real me mira. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario