Comenzando el otoño número 47




Gracias Oscar García por acompañarme bajo la lluvia


Yo no cumplo "primaveras", mi ritmo vital se mide en otoños.

Por eso quizá elegí el día de más frío y con lluvia y niebla como telón de fondo para desnudarme y mostrarme. A medias pero transparente, como soy, como me siento.

Yo comienzo los otoños cuando quiero. También eso lo aprendí escuchándome sin filtros. Será la edad, será que los años dan pereza o te ayudan a centrarte en aquello que de verdad importa. Y eso es "el presente", "el ahora". Y no hay nada que te frene cuando caminas con la mirada puesta en tu propio horizonte. Sólo el tuyo.

Hay una cifra que me da vértigo y tengo que poder con ella, me quedan tres años para hacerle frente. Allá voy, aquí estoy. Porque he llegado a una edad en la que todas las letras de canciones me recuerdan a Sabina. A esa edad en la que ya no pierdo las noches soñando lo que quiero hacer, lo hago. Atrás voy dejando lo que pesa, los años te piden andar ligera. Cada vez necesito menos espacio para encontrarme y hacer de ello un hogar. Cada detalle es un microcosmos, cada sonido lo retengo, cada amanecer es una oportunidad.

Entre libros y vistas a las montañas, he sentido como me hacía mayor. Y he sonreído, al espejo, a las arrugas, a los kilos y a las canas. Y he recordado que llevaba la maleta llena de abrazos y mensajes llenos de amor, del de verdad, del que te llena los ojos de agradecimiento. La generosidad también está ahí, en valorarlos. Doy gracias porque me envolví con ellos en las noches de frío.

Ha comenzado mi otoño número 47 y llega cargado de ganas, de miedos, de dudas, de inseguridad ... y eso es mi fuerza y alimenta esas ganas.

Cada día cierro más los ojos, y es así donde más imágenes encuentro. No siento que esté acumulando, siento que estoy seleccionado y en la rampa que me lleva a un mundo enorme por conquistar.

Yo no cumplo primaveras, cumplo lluvia y días de niebla, cumplo mis sueños.

Y siento, echando la vista atrás, que lo más valiente que hice en la vida es dejar de tener Plan B.
El plan A, el PLAN, me da alas.

...

GuardarGuardarGuardarGuardar

No hay comentarios:

Publicar un comentario